Actividades científicas con escolares del CEIP Julio Cortázar

/ noviembre 26, 2018

Un año más, durante los meses de Octubre y Noviembre, el equipo de educadores ambientales de Wild Madrid, estuvo presente en el C.E.I.P Julio Cortázar de Getafe, para acercar a los alumnos de 3º, 5º y 6º de primaria, a la naturaleza de su territorio.

Para ello, realizamos dos de nuestras actividades científicas más populares: “Murciélagos, vecinos de la noche” y el “Taller de identificación de egagrópilas”, mediante las cuales, los niños pudieron familiarizarse con algunas especies de animales que viven cerca de sus pueblos y ciudades, mientras se divertían de una forma participativa y lúdica.

Concretamente, los alumnos más pequeños, trabajaron con murciélagos. Un fascinante grupo de mamíferos alados, de los que todavía se conoce muy poco. Gracias a una pequeña charla inicial, los niños aprendieron muchas cosas sobre ellos y su estilo de vida, viendo que no tienen nada que temer y que son animales muy importantes para nuestra supervivencia. Además, para completar la actividad, los escolares realizaron un taller dinámico, en el que los niños pudieron observar de cerca varios ejemplares reales y realizar diferentes actividades.

Imagen de una de las alumnas de 3º adornando su marcapáginas.

Sin duda, uno de los momentos más divertidos, se produjo durante el juego de ecolocalización, donde los niños simularon convertirse en pequeños murciélagos por un día, experimentando de primera mano cómo los murciélagos se orientan en la oscuridad.

Para finalizar, los niños escucharon algunos de los ultrasonidos tan sorprendentes que realizan algunas especies presentes en nuestra península y realizaron un simpático marcapáginas como recuerdo de la actividad.

 

Algunos de los alumnos posan orgullosos al finalizar el taller.

Por otro lado, los alumnos del último ciclo, realizaron el “Taller de identificación de egagrópilas”. Una especie de pelota más o menos alargada, que está formada por los restos de las presas que las aves rapaces no han podido digerir.

A través de su estudio e identificación, los niños pueden conocer de qué animales se está alimentando la rapaz y observar de forma directa cómo son los huesos de otras especies (micromáferos, pequeños réptiles o incluso aves).

Laura Ruíz ayudando a los alumnos a clasificar los huesos encontrados.

Tras recibir una charla inicial y mediante el uso de nuestras guías de identificación, los niños fueron capaces de clasificar en grupo junto a sus compañeros, los diferentes tipos de huesos presentes en la egagrópila, de tal forma que al final de la sesión, pudieron saber exactamente cuántos animales se había comido la rapaz, contando el número de mandíbulas y cráneos.

Los alumnos de 5º trabajando en grupo para clasificar los huesos.

Como en todas nuestras actividades con egagrópilas, Wild Madrid además siempre recomienda a los profesores, que realicen alguna actividad posterior con los niños, para reforzar los conocimientos aprendidos. Este año, cómo las egagrópilas utilizadas fueron de Búho chico, los alumnos de 5º, decidieron realizar estos fantásticos murales, para saber más sobre esta especie.

Detalle del mural realizado por los alumnos sobre el Búho chico.

Compartir esta publicacion