Seguimiento de aves acuáticas en graveras de Seseña

/ febrero 12, 2021

Los últimos años hemos realizado un seguimiento de las aves acuáticas de varias lagunas artificiales en Seseña (Toledo), justo en el límite con el término de Aranjuez. Estas lagunas proceden de la extracción de áridos, como tantas otras en la vega del Jarama y albergan una rica y abundante avifauna.

Las graveras de este tipo que se inundan tienen dos alternativas principales de restauración: crear humedales o tapar las cubetas con estériles, para restituir su uso de suelo previo a la actividad minera, que suele ser el agrícola. En el primer caso hay un ahorro importante para la empresa ejecutora, pues el movimiento de tierras presenta un elevado coste. Además, aunque ese tipo de restauración requiere suavizar pendientes, hacer el contorno más irregular, revegetar y crear islas; la mayoría de empresas no se esfuerzan demasiado en esos aspectos y por lo visto, parece que las administraciones no llegan a controlar la calidad de sus restauraciones.

La mejor gravera del humedal para aves limícolas, durante sus últimos años. Hoy ya no existe ni la lámina de agua ni la colonia de avión. En ella se registraron citas muy interesantes de aves mientras mantuvo agua, entre 2014 y 2017.

Cuando en 2018 vimos que algunas de las graveras de este humedal artificial de Seseña se estaban tapando, nos cuestionamos si la elección de las lagunas a tapar era la más adecuada. Las diferencias entre lagunas implicaba diferencias en las comunidades de aves y esto nos llevó a pensar que sería aconsejable que la restauración de graveras de un mismo territorio se realizase de forma adaptativa. Esto es, realizando un seguimiento de aves durante todo el proceso de forma que se pudiese decidir con información actual el tipo de restauración a realizar. De esta forma se restaurarían como humedal las lagunas con mayor diversidad y se taparían las menos valiosas para la fauna.

La laguna más grande del humedal, en 2017 (izqda.) y en 2019 (dcha.). Aunque ambas fotos se tomaron desde diferentes ángulos, los marcos rojos permiten visualizar las diferencias de nivel de agua entre ambas. Durante su periodo de inundación (2007-2019) esta laguna presentó un buen número de patos buceadores y zampullines.

Para darle más difusión a estos resultados y conclusiones, redactamos un manuscrito y lo enviamos al Anuario Ornitológico de Toledo. Aceptado, estamos en espera de su publicación.

Es destacable el uso que las aves hacen de estas lagunas incluso en plena actividad de tapado y con el ruido constante de los camiones. Muestra de ello es el siguiente vídeo:

Vídeo de un nido de cigüeñuela en una de las graveras en pleno proceso de tapado, en 2019. Grabado con telescopio desde un camino público, sin ocasionar molestias a las aves.

Por último, queremos compartir otra reflexión sobre la importancia de reducir impactos para el medio ambiente no solo dentro de estas instalaciones sino también la derivada de su funcionamiento. Por un lado, los tendidos eléctricos que alimentan estas plantas no suelen contar con medidas para la protección de la avifauna y su situación tan cercana a las lagunas y sus características (bajos, de media tensión), los hace muy peligrosos para las aves en sus desplazamientos entre lagunas. Por otro lado, el tránsito de camiones y otros vehículos levanta polvo que se acumula en la vegetación, afectando a la fotosíntesis. Además, aunque la velocidad no sea muy elevada, se producen atropellos, sobre todo durante las horas sin luz, por deslumbramiento. Varios grupos animales se ven afectados, incluidas las aves, ya que muchas se desplazan entre la vegetación circundante de las lagunas andando, incluso acompañadas de su prole.

Por desgracia, en 2018 hallamos el cadáver de un joven de malvasía cabeciblanca (especie en peligro de extinción) en un camino junto a una de las lagunas (véase la segunda hilera de fotos). Informamos al cuerpo de agentes forestales de Toledo y la recogieron. El resultado de la necropsia confirmó la muerte por colisión, probablemente por tendido eléctrico.

Cadáver de malvasía cabeciblanca junto a una de las lagunas.

Compartir esta entrada